EN STOCK ¡Precio rebajado! EL LOBO DE ARENA Ver más grande

EL LOBO DE ARENA

9788484644781

EN STOCK

Muchas niñas y niños se identificarán con Zackarina. Muchos padres y madres se verán también reflejados. En su ausencia, el Lobo de Arena responde a las inquietudes que los adultos no atienden.

Zackarina vivía en una casa junto al mar con su madre y su padre. La casa era pequeña, pero el mar era muy grande y, en el mar, puedes bañarte, al menos en verano. Y ahora era verano; había sol y hacía calor, así que Zackarina quería bañarse. Pero había un problema. No la dejaban bañarse sola, y al padre de Zackarina no le apetecía acompañarla hasta la playa...

Más detalles

14,25 €

-5%

15,00 €

Añadir a la lista de deseos

Datos del producto

TítuloEL LOBO DE ARENA
Edad recomendada:A partir de 8 años
Nº de páginas:112
Tamaño: 15 x 23,5 cm.
Encuadernación:Tapa dura
Año edición:2019
Autor/a:ÅSA LIND
Editorial:Kalandraka
ISBN:9788484644781

Más información

EL LOBO DE ARENA de Kalandraka

¿Qué les importa verdaderamente a las niñas y los niños? Que los mayores trabajen mucho, que no hagan cosas juntos, que no les entiendan... Porque hay tantas Zackarinas sufriendo soledad, frustraciones, incomprensión... Muchos jóvenes lectores se sentirán reflejados en EL LOBO DE ARENA, este relato de la premiada Åsa Lind, tan real (y tan imaginario) como la vida misma; como también muchos padres y madres se verán culpablemente retratados como los “animales extraños” que son, en palabras de la protagonista. La playa es su refugio y el Lobo de Arena, su único amigo, quien da respuesta a sus inquietudes, no exentas de hondo calado filosófico: el origen de la existencia, la inmensidad del universo, los miedos...

En el primer volumen de esta conocida trilogía publicada en varios países y adaptada en formato teatral, radiofónico y animado, la autora se pone en la piel de una niña que cuestiona la lógica de los adultos, empatiza con sus momentos de ira e impotencia, se expresa con la transparencia y la naturalidad propias de la infancia, desde ese humor absurdo y encantador que juega con los extremos. También hay pinceladas de mimos y ternura por parte de sus progenitores, la típica reacción parental a las “preguntas peliagudas”, la incomunicación y los arrebatos de impaciencia que ocurren en cualquier hogar. La complicidad entre Zackarina y el Lobo de Arena se traslada del texto a las ilustraciones de María Elina -luminosas y cálidas como el verano- que combinan los trazos rotundos de las ceras y los lápices para representar el territorio de la realidad, con escenas tenues y evanescentes que remiten a la fantasía.