¡Precio rebajado! ¿A qué sabe la luna? Ver más grande

¿A qué sabe la luna?

11056

EN STOCK

Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabe la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos. ¿Quién no soñó alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este fue precisamente el deseo de los animales de este cuento ¿A qué sabe la luna?. Tan solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuga tuvo una genial idea: Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna, le dijo al elefante.

Más detalles

14,25 €

-5%

15,00 €

Datos del libro

Título¿A qué sabe la luna?
Edad recomendada:De 3 a 8 años
Nº de páginas:36
Tamaño:20 x 29 cm
Encuadernación:Tapa dura
Año edición:2006
Autor/a:GREJNIEC, MICHAEL
Editorial:Kalandraka
Colección:Libros para soñar
ISBN:978-84-8464-564-1
TAGS:Colaboración, amistad, empatía, generosidad, constancia, perseverancia, superación, voluntad
Rango de edad+ 1 año

Más información

Más sobre el libro '¿A qué sabe la luna?':

¿A qué sabe la luna? es un libro que encanta a los pequeños. Fomenta valores como el altruismo, la amistad, la superación, el esfuerzo, la solidaridad, la empatía y el trabajo en equipo, y es muy utilizado en los colegios con gran éxito entre los alumnos.

¿Quién no ha soñado alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este era el deseo de los animales de este cuento. Solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuga tuvo una idea genial: “Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna”, le dijo al elefante.

¿A qué sabe la luna? es una historia de deseos que parecen -a primera vista- inalcanzables, pero que consiguen hacerse realidad gracias a la cooperación. Una ayuda mutua de la que son partícipes animales muy diversos: la tortuga, sobre la que se sostenía el mundo según la mitología; el elefante, la jirafa, la cebra, el león, el zorro... Hasta que, finalmente, el más pequeño de todos...

A medio camino entre la fábula y la leyenda, este relato ofrece una poética moraleja que habla de generosidad, solidaridad y sueños compartidos. Con una pizca de humor; la que aporta una luna sonriente, burlona y un poco saltarina

Opiniones sobre este producto

Escribe tu opinión

¿A qué sabe la luna?

¿A qué sabe la luna?

Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabe la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos. ¿Quién no soñó alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este fue precisamente el deseo de los animales de este cuento ¿A qué sabe la luna?. Tan solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuga tuvo una genial idea: Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna, le dijo al elefante.

Escribe tu opinión

Artículos relacionados

Te ayudamos

Novedades